Salmo 32, el Salmo del perdón

Por medio del Salmo 32 podemos observar algo que tiene bastante importancia, y es que el antiguo Rey David nos detalla en sus escritos que ha recibido el perdón.

El Salmo 32 es denominado con el nombre de “Masquil”, en pocas palabras, un Salmo de instrucción. Esto nos lleva a entender que en este Salmo David nos da unas instrucciones que son de gran valor y es la de no ocultarle nada a Jehová y hacerle saber todos nuestros pecados. En estos escritos el salmista David no nos estaba mencionando a un hombre que era justo, que tenia bien merecida la salvación. En realidad, no estaba hablando de un hombre que era pecador, pero que había sido perdonado por Dios.

Salmo para pedir perdón

El perdón a David en el Salmo 32

En las escrituras de este Salmo si puede observar como David había ordenado a sus tropas a batallar contra los amontas, mientras que por otra parte este se quedaba en Jerusalén. Mientras esta batalla se llevaba a cabo, el Rey David peco con el adulterio con Betsabé. Además de todo esto, el Rey David intento ocultar su pecado haciendo que acabaran con la vida del esposo de Betsabé.

Lo que significaba que David siendo el Rey de Israel estaba cometiendo pecados muy graves, así que estaba viviendo con una consciencia completamente sucia y un constante pesar, lo que lo hizo caer enfermo de gravedad. Hasta que Natan uno de los profetas le hizo una visita con la cual lo hizo entrar en razón. Es muy probable que muchos de nosotros estemos en un estado de cansancio, agotados. El pecado a hecho que nuestras capacidades físicas decaigas de manera importante. Nos sentimos completamente débiles para poder luchar. Es posible que el pecado se haya encargado de dañar (enfermar) nuestro cuerpo.

Sin embargo, por experiencia David nos enseña a no ser tercos, a saber como tenemos que actuar y fijar nuestra mirada al Rey de Reyes, a confesarnos ante él y pedirle perdón por todos los pecados que hemos cometido y así por salir de esos malos momentos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *